Comprar coche de segunda mano o recién salido de fábrica, cuál es la mejor opción.
You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Comprar coche de segunda mano o recién salido de fábrica, cuál es la mejor opción.

¿Es mejor comprar un coche nuevo o de segunda mano?

Esta seguramente es la primera pregunta que nos hacemos cuando pensamos en adquirir nuestro primer coche o renovar el que ya tenemos. La elección más conveniente dependerá de nuestras necesidades, gustos y presupuesto pero hay una serie de factores a tener en cuenta y que te ayudarán a resolver esta cuestión.

Comprar coche de segunda mano o recién salido de fábrica, cuál es la mejor opción.

Depreciación de los coches nuevos.

Financieramente hablando, comprar un coche nuevo no es la mejor decisión debido a la depreciación, es decir, la disminución progresiva de su valor desde el momento en el que se adquiere.

Los coches son los bienes que más se devalúan y los coches nuevos sufren una gran pérdida de valor en cuanto pisan el asfalto. De media en su primer año, un vehículo pierde un 20% de su valor y esta devaluación del precio irá aumentando a medida que pasen los años. Algunos datos apuntan a una pérdida del 10% anual en los primeros seis años.

Con un automóvil usado no existe una depreciación tan acusada. En el futuro, a la hora de venderlo no le perderemos tanto dinero por lo que haremos una mejor inversión económica.


Estadísticas: la venta de coches usados en alza.

La compraventa de vehículos de ocasión es un mercado en auge debido en parte a una gran oferta y a precios competitivos. La venta de coches usados es superior a las nuevas matriculaciones desde los últimos años. En 2017, la relación de venta de coches usados respecto a los coches nuevos fue de 1,7 frente a 1.

Esta tendencia va en aumento según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos de Ocasión, Reparación y Recambios (Ganvam). En el año 2020, se prevé que las ventas en este sector podrían ser de 2,6 millones de vehículos, lo que supondría una venta de dos coches usado por cada coche nuevo.


Hay que valorar precios y presupuesto.

Parece obvio pero tu presupuesto, el dinero que quieras gastar o la financiación que obtengas limita la elección (a no ser que tengas una cuenta bancaria muy abultada, claro).

Si nuestro presupuesto es más ajustado, en el mercado de segunda mano hay una gran variedad de marcas, modelos y precios. Además podemos valorar la gran oferta de coches de kilómetro cero o seminuevos.

Vale, a lo mejor no conseguimos un coche hecho a la medida de nuestros gustos, el último modelo de la marca que soñamos y con los últimos accesorios tecnológicos, pero si somos un poco flexibles podemos encontrar coches baratos de una gama superior o más grandes de lo que nos permitiría en un principio nuestro presupuesto.

Si la familia aumenta o por nuestro negocio debemos cambiar nuestro vehículo por otro con una necesidades y un equipamiento especial, los coches de segunda mano serían una opción excelente porque podemos encontrar por ejemplo coches familiares o furgonetas a precios más competitivos.


¿Para qué queremos este nuevo coche?

Uno de los puntos claves para hacer una buena elección es pensar qué uso vas a darle a tu nuevo coche.

Si eres de los que pasa muchas horas al volante, tienes pensado hacer muchos kilómetros con él o conservarlo por muchos años (comprar un coche nuevo solo compensa económicamente si lo vamos a mantener entre diez y doce años según los expertos), quizás la opción de estrenar coche sea la más interesante para ti.

En cambio, los coches usados permiten una mayor rotación. Si te gusta el mundo del motor y eres aficionado a cambiar de modelo cada poco tiempo, si crees que tus necesidades actuales pueden cambiar en un futuro a corto plazo y/o necesitas un coche para desplazamientos cortos, buscar en el mercado de ocasión es una buena idea.


Mantenimiento y garantía en coches usados.

Muchos compradores optan por un coche nuevo por desconfianza; por minimizar el riesgo de averías y la inversión posterior de dinero que creen les va a suponer un coche de segunda mano. Es cierto que cuando por fin encontramos un coche usado que se adapta a lo que queremos y estamos listos para la compra, nos asalta la duda de si estará en buen estado. Mira nuestras garantías de serie.

Los conductores debemos saber que según la legislación vigente tanto si la compra se realiza a través de particulares o través de profesionales (un concesionario de vehículos de segunda mano) disponemos de una garantía y unos derechos como consumidores. Pero también debemos conocer que el período que abarca la garantía siempre será más amplia y estará mejor respaldada si la adquisición se hace a través de un concesionario.

Si nos decidimos a comprar un coche de ocasión a través de un concesionario podemos tener hasta un año mínimo de garantía y estaremos cubiertos en el caso de detectar un defecto oculto anterior a nuestra compra.

Para eliminar la desconfianza o la incertidumbre que nos puede generar no conocer el estado del turismo usado que vamos a adquirir, lo mejor es informarse bien a la hora de firmar el contrato sobre la garantía y la cobertura legal que nos ofrecen los concesionarios profesionales. 


La compra de un coche a veces se convierte en todo un reto. Si aún no lo tienes claro, no te preocupes, ocho de cada diez conductores dudan entre si comprar un coche nuevo o uno usado. Y es que ésta es una de las compras más importantes que haremos a lo largo de nuestra vida. Elegir el color ya es otro tema.


Asistente Virtual